El jardín es lo más parecido que puedes tener a una huerta. Elige un rinconcito dentro de tu jardín para tener tu huerto urbano y ya verás las satisfacciones que te producirá. Completamente compatible añadirá un plus de colores y aromas a tu casa.

¿Cómo hacer un huerto en el jardín?

¿Ya has elegido dónde colocar tu huerto? Ahora solo falta decidirte como quieres ponerlo si en bancales o directamente en el suelo. Si plantas directamente solo tendrás que tener en cuenta el área donde delimitas tu huerto porque podrán variar las dimensiones de una temporada a otra. Mientras si quieres hacerlo en bancales tendrás los beneficios que estos aportan, además de ser estéticamente más bonitos son una gran opción para retener nutrientes y trabajarlos al ganarle altura del suelo.

Opciones para montar un huerto en el jardín

Te contamos algunas de las mejores opciones que existen a la hora de transformar una parte de tu jardín en un huerto urbano.

Bancales

Es posiblemente la mejor opción y la que más adeptos gana día a día. Los bancales son estructuras que consisten en elevar del suelo unos 20-30 cm el huerto. Esto lo puedes conseguir con bloques de hormigón, ladrillos o tablillas de madera.

Bancales fabricados con tablillas de madera en el jardín

Construir paso a paso un bancal en el jardín:

  1. Elimina las malas hiervas de todo el jardín.
  2. Selecciona el área donde vas a poner el bancal y delimítala si es posible con formas rectangulares.
  3. Caba unos 10-20 cm de profundidad y deja la tierra en el margen.
  4. Coloca las tablillas o la estructura que dará la altura al bancal. Deben estar bien sujetas.
  5. Llena el bancal con la tierra que has sacado mezclada con compost o un buen sustrato.
  6. (Opcional) instala un sistema de riego.
  7. Intenta colocar algún acolchado como restos de madera triturada o cartones en los pasillos de los bancales para que no salgan malas hiervas.

Siembra directa en el suelo

La forma tradicional, apenas hay que darle muchas vueltas a la cabeza. Simplemente labra una parte de tu jardín y haz los caballones para los cultivos, si puedes instala riego y listo. Ya esta preparado para cultivar.

Invernadero

Es la opción para lugares más fríos donde llegan pronto las heladas y fríos invernales. Puedes construir un invernadero tu mismo o decantarte por algunos modelos ya construidos.

En muchos huertos urbanos se dispone de un invernadero ya que es ideal para colocar los semilleros unos meses antes que si se hiciera en el exterior. Así se gana tiempo a la hora de poner el cultivo y los semilleros pueden desarrollarse en un lugar donde no les afecte las inclemencias del tiempo.

Herramientas útiles para el huerto

Vas a tener un huerto amplio y necesitaras trabajar cómodo y sin problemas. Existen muchas herramientas que te ahorraran mucho tiempo a la hora de hacer las labores del huerto urbano, algunas son imprescindibles.

  • Azadas: para cavar la tierra y quietar malas hiervas. Ideal tener de varios tamaños.
  • Pala: para mover la tierra de un lado a otro
  • Carretilla: para transportar podas, tierra o cualquier cosa del huerto
  • Podadera: de varios tamaños para hacer las labores de poda.
  • Recogehojas: para arañar el suelo y recoger hojas o podas.

Además de estas encontrarás muchas otras en cualquier centro de jardinería.

La podadera es una herramienta imprescindible

Crea tu propio abono

El abonado será como en todo tipo de huertos algo fundamental para que tus plantas estén sanas y vigorosas y con ello asegurarte buenas cosechas. Todos los años antes de cultivar las hortalizas deberás de hacer abonados y aportes de nutrientes, esto se consigue con abonos orgánicos o químicos que puedes comprar en los almacenes de jardinería. Los precios de los sacos no suelen ser caros pero si tu huerto es grande es muy posible que la inversión aumente y al final te salga por un pico.

Existe la posibilidad de que tu mismo generes abono orgánico y ahorres dinero. Las composteras y la vermicompostera pueden ser aliados en tu huerto. Para producir el abono solo deberás de incorporar la materia orgánica sobrante a estas estructuras y con el paso del tiempo se irá generando abono rico en nutrientes.

Mucha gente considera que el proceso de descomposición producirá malos olores, pero no es así, si el proceso se realiza correctamente el único olor será similar a la tierra húmeda.

Composteras para generar abono orgánico

Compostera

La compostera es un recipiente donde se incorpora la materia orgánica sobrante del huerto y de la cocina, como por ejemplo restos de poda o siega, hojas caídas de los árboles y cualquier resto vegetal de la cocina. Manteniendo esta materia con cierta humedad lo que se consigue es simular el mismo proceso que sucede en sotobosque cuando caen las hojas de los árboles, las bacterias y los insectos se encargarán de transformar toda la materia de desecho en abono. Este abono será útil para incorporar y aportar nutrientes al huerto, y lo mejor: es gratis.

Aspectos a tener en cuenta para un óptimo proceso de compostaje:

  • Se debe evitar el sol directo
  • Debe estar húmedo o aportar agua cada cierto tiempo
  • Si se producen olores hay que remover y introducir oxigeno
  • No debe preocuparte que haya insectos, son necesarios para acelerar el proceso
  • Es recomendable tener varios recipiente con diferentes fases de compostaje
  • Es imprescindible no incorporar restos infectados con hongos porque pueden propagarse cuando se haga el abonado
  • No hay que incluir hierbas o plantas que contengan semillas ya que estas son resistentes al compostaje y aparecerán cuando se incorpore al huerto

Vermicompostera

Otra opción muy recomendable es la colocación de una vermicompostera o lombricompostera. La idea es la misma que la compostera, es decir deshacerse de los materiales orgánicos sobrantes pero con una pequeña diferencia: lo que estamos alimentando son nuestras propias lombrices.

Estructura de la vermicompostera

Estos recipientes están divididos en 2 o 3 pisos y cada uno tiene una utilidad, el inferior recoger el humus líquido, el segundo es donde se alimenta a las lombrices y el tercero o los de más arriba se van añadiendo a medida que se van llenando los de la parte inferior.

Las lombrices son las encargadas en la naturaleza de en gran medida aportar nutrientes, descomponer materia orgánica y airear el terreno. En concreto la especie que mejores resultados da es la lombriz californiana, que se distingue por tener una piel atigrada con rallas rojas y blancas. Esta lombriz genera gran cantidad de humus que podremos recolectar de diferentes formas con nuestra vermicompostera:

  • Humus líquido: se recoge en el cajón inferior y es el resultado de los lixiviados de las lombrices
  • Humus de lombriz: es el residuo sólido del resultado de la descomposición de los materiales que hemos aportado. Si se extrae y se deja secar es un abono fantástico.
Lombrices en la lombricompostera

¿Qué puedo plantar?

Estamos ante un lugar en el que vas a poder plantar todo lo que quieras, lo único que vas a tener en cuenta es la planificación. Cada cultivo tiene su temporada y una asociación con otros. Organízate bien y tendrás hortalizas prácticamente todo el año.

Los cultivos más satisfactorios son: tomates, pimientos, berenjenas, lechugas, cebollas, etc.

Planifica bien los cultivos: rotación de cultivos

La rotación de cultivos es una práctica universal que se realiza desde miles de años y su finalidad es no agotar los recursos del terreno dejando que recuperen de forma natural. Si disponemos de espacio suficiente será útil para tu huerto pensar en rotar.

Las judías y las habas como todas las leguminosas aportan nitrógeno al suelo

Cultivos de solanáceas como tomates o pimientos dejan el terreno agotado de nutrientes y lo recomendable es pasar a cultivos como leguminosas para aportar nitrógeno, después puedes plantar los cultivos de hoja como lechugas que consumen muy pocos nutrientes para finalizar con liliáceas (cebollas, ajos, etc) para volver a empezar.

Problemas frecuentes del huerto y como solucionarlos

El huerto como cualquier ecosistema esta expuesto a gran cantidad de problemas que nos pueden afectar en menor o mayor medida en los resultados de nuestra cosecha.

Plagas

Existen gran cantidad de problemas relacionados con la proliferación de insectos, microorganismos (bacterias y virus) y hongos que nos pueden ocasionar la perdida o debilitamiento de los cultivos.

Al disponer de gran cantidad de cultivos en nuestro huerto las plagas pueden propagarse con más facilidad y será más difícil detectarlas que en huertos pequeños. Debemos de observar las hojas, los frutos y el crecimiento en general para ver si nuestras plantas están siendo atacadas. También puede prevenir con determinados métodos y adelantarte al problema.

Las plagas de insectos más frecuentes en los huertos:

  • Cochinilla
  • Pulgón
  • Mosca blanca
  • Caracoles y babosas
  • Orugas
  • Escarabajos
  • Langostas
  • Nemátodos
  • Araña roja
  • Trips

Muchas veces de forma espontanea debido a las condiciones atmosféricas, deficiencias de luz o exceso de riego, incluso después de una plaga de insecto a consecuencia del debilitamiento de la planta aparecen los hongos, estos son las plagas por hongos más frecuentes del huerto:

  • Mildiu
  • Oídio
  • Negrilla
  • Roya

Para solucionarlo podemos aplicar métodos preventivos o directos sobre la plaga. Existen fungicidas y insecticidas de origen químico y orgánico adaptados para cada tipo de ataque.

Viento

Un día de viento puede dar al traste con todo el año de esfuerzo en nuestro huerto. El viento se trata de uno de los enemigos más silenciosos del huerto, en ocasiones se subestima hasta que aparece y el desastre que puede ocasionar es importante. Los huertos muy expuestos al viento ocasionan gran evaporación de la humedad del suelo y un debilitamiento de las hojas y crecimiento de la planta por el vaivén y sacudidas que ocasiona.

Para solucionar o al menos paliar los efectos intenta colocar setos, árboles frutales o mallas antiviento en los límites del huerto. Además pueden ser un extra para tu cosecha.

Seto formado por arbustos a modo de barrera antiviento

Acolchado del suelo

Hemos hablado de que el viento provoca una gran evaporación de la humedad y también hemos comentado la necesidad de aportar nutrientes al huerto ¿y si hubiera una forma de ayudar a nuestro huerto para que no sean tan graves estos problemas?

Pues bien, existe, se llama acolchado y consiste en incorporar una capa de materia que aislé el suelo de factores como el viento o el sol. Además, el acolchado provoca de forma natural un lugar húmedo donde proliferarán lombrices y generaran un abonado natural.

Ventajas del acolchado del suelo:

  • Aísla del viento: menos riegos
  • Aísla del sol: menos riegos
  • Aporta humedad y crea un sotobosque: aporta nutrientes naturales
  • Evita aparición de malas hiervas

¿Cómo hacer un acolchado del suelo? Solo tendrás que aportar una capa de paja, restos de segadura de césped o incluso cartones sin tintas químicas para producirlo. Verás pronto las ventajas.

Tus cultivos deben estar siempre protegidos de plagas y factores atmosféricos como el viento y la sequía