Los pimientos hortalizas originarias de América Central y el norte de América del Sur. Son ricos en betacarotenos y gran cantidad de vitamina C. Para aprovechar esta vitamina, perfecta para prevenir los resfriados, se recomienda su consumo en crudo. Además, contienen vitamina A y son ricos en minerales.

El cultivo de pimiento es sencillo. No necesita excesivos cuidados y se obtiene una planta de muchos frutos.

El cultivo del pimiento se debe realizar a finales de invierno o principios de verano. Si desea cultivarlos desde su semilla, puede obtenerlas del interior mismo de un pimiento. Se deben dejar secar al sol durante algunos días y estarán listas para cultivarlas. Se deben colocar en un semillero con tierra rica en materia orgánica y con una profundidad mínima. Germinarán de manera fácil.

En cuanto a la luminosidad, es preferible que sea en zonas soleadas, así que se debe escoger un sitio con una temperatura entre 20º y 25º C, por lo tanto en días de fríos puedes mantenerla en el interior para evitar que las bajas temperaturas la dañen.

El suelo donde se hará la siembra del pimiento, necesita un sustrato rico en materia orgánica y además con un buen drenaje. prefieren suelos ricos en humus y ligeros para su óptimo crecimiento. En macetas, un sustrato a base de humus de lombriz y fibra de coco es ideal para su cultivo.

El cultivo de pimientos necesita una humedad cercana al 70%. Se puede acolchar la tierra con paja o piedras la tierra para retener la humedad y mantener el calor.

Por lo general, los frutos se recogen de 12 a 14 semanas después de trasplantar. Los pimientos se pueden recolectar cuando estén aun verdes o bien esperar a que tomen un tono colorado, amarillo o naranja.

Como el pimiento es una planta de autopolinización, si se observa que la planta tiene flores, pero aún no obtiene los frutos, se debe sacudir un poco de manera suave.

Si los tallos toman un color oscuro es un indicio de maduración y no de plagas o enfermedades.

Las plagas más frecuentes son los pulgones, la araña roja y algunas orugas.

Para combatir los pulgoneses recomendable elaborar pulverizaciones a base de jabón potásico.

En el caso de la araña roja, lo más efectivo usar azufre.

Y si hay gusanos del suelo, se puede rociar hojas y tallos con extracto de Neem o con Bacillus thuringiensis.

Para prevenir las enfermedades provocadas por hongos, es necesario controlar el riego y en caso de épocas de lluvias frecuentes puedes realizar tratamientos preventivos con un fungicida a base de cobre.

Los pimientos se pueden utilizar de distintas formas en la cocina: cocidos, en ensaladas, rellenos, asados, o como componente de algunas especias como el pimentón.

Puedes prepararlos rellenos con quinoa y aguacate; incluirlos en paquetitos crujientes con queso cheddar.

Los beneficios del cultivo de pimientos:  Se trata de un alimento ideal para cultivar en casa, incluso si no se cuenta con un jardín o un terreno para hacer un huerto. Los pimientos pueden cultivarse de forma sencilla en una maceta, tan solo es necesario un abono adecuado y mantenerlos a buena temperatura para que produzcan una cosecha óptima.

close

¡Hola amigo 👋!
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada referente al Huerto Urbano.

¡No enviamos spam!