Saltar al contenido

Las tres plantas Aromáticas que puedes cultivar en casa: Romero, ajedrea y hierbaoliva

¿Cansado de gastarte dinero en los viveros comprando plantas aromáticas? Te voy a enseñar a hacer tus propios esquejes de plantas aromáticas para el jardín de tu casa de forma muy sencilla. Solo deberás tener en cuenta varios aspectos de cada planta, el momento de plantarlos y los cuidados posteriores. Recuerda que este tipo de plantas son ideales para tenerlas en casa por ser beneficiosas para otras plantas, principalmente porque atraen insectos polinizadores, pero también repelen las plagas por sus olores fuertes. Además, son un condimento ideal en la cocina.

Índice

Identificar las principales aromáticas mediterráneas

Cada planta aromática tiene un nombre que deberás conocer, eso sí, te advierto que si hablamos de nombres comunes es posible que cambien respecto a la zona donde vives.

Te voy a enseñar a reconocer las principales hierbas aromáticas que puedo encontrar en mi zona y que más me gusta tener en mi huerto urbano. Vivo en un clima mediterráneo con temperaturas normalmente altas, donde escasean las lluvias y hay largos periodos de sequía, sobre todo en verano. Esto propicia un clima ideal para las aromáticas con más sabor y olor ideales para cocinar.

Romero (Salvia rosmarinus)

Posiblemente es la más conocidas de todas ya que su olor y gusto agrada a todo el mundo. Tiene muchos usos por sus propiedades, en cosmética como el alcohol de romero pero también gastronómico (un potenciador de sabor de lo más delicioso, por ejemplo en la paella valenciana) y medicinal, ya que ayuda a la digestión y es antiinflamatorio.

Posiblemente es la más fácil de encontrar ya que se encuentra distribuida por toda la zona mediterránea e incluso en otros climas más atlánticos. Tiene una hoja alargada con una característica nervadura blanca, su flor es de blanca a rosada. Es fácil de cuidar y de mantener, siendo también fácil de tenerla en una maceta.

Foto de mata de Romero

Hierbaoliva o ajedrea (Satureja montana)

La satureja, ajedrea o hierva oliva es la más aromática de todas. Aparece en grandes manchas y suele ser bastante abundante en la vertiente mediterránea, aunque es más difícil de encontrar que el romero. Cuando nos encontramos en montes donde está presente se huele un aroma embriagador. Toma su nombre de hierva oliva porque es muy utilizada para aliñar las aceitunas.

Se identifica además de por su olor inconfundible, por su floración donde crea un «rabo de gato» lleno de flores blancas. Esta planta es muy fácil de cuidar y sobre todo de reproducir.

Foto planta ajedrea o hierbaoliva

Pebrella (Thymus piperella)

Por último tenemos a la pebrella, la más pequeña de todas y que si no la conoces puede llegarte a ser difícil localizarla. Se localiza en sitios concretos, aunque cuando aparece es muy abundante, de las tres es la que mejor tolera la sombra y se cría bastante bien en pinares de pino mediterráneo.

Se caracteriza por ser bastante rastrera (forma de extenderse en el monte), tener la hoja bastante redonda y su floración de color rosa. Aunque la característica principal es que pica al degustarse, de ahí que se utilice como condimento alimenticio, por ejemplo, en los gazpachos manchegos.

Es bastante delicada a la hora de cultivarla ya que no tolera bien los cambios de maceta y es difícil obtener esquejes de ella.

Foto planta de pebrella

¿Cómo seleccionar los mejores esquejes?

Ya conoces las principales plantas y ahora ya estas preparado para crear tu huerto de plantas aromáticas. Cultivarlas aromáticas es más sencillo de lo que crees, pero debes tener en cuenta algunos factores.

Lo primero es seleccionar un buen esqueje. Y esta parte es la más importante, fíjate en las fotos de las descripciones de más arriba y mira la forma que tienen las plantas. Pues bien, los esquejes los deberemos obtener de la parte que esta en contacto con el suelo, ya que estas ramas ya tienen las primeras raíces formadas. Para extraerlos simplemente levanta la parte que toca el suele y selecciona una rama que haya enraizado, que sea gruesa y leñosa.

Seguro que estas tentado de arrancar una planta pequeña o llevarte una planta entera a casa. Pues bien, primero he de decirte que es un atentado medioambiental porque estas degradando el monte y segundo, es más difícil que te coja que un esqueje. La planta en si ya ha enraizado y adaptado sus raíces al terreno que es muy seco, si la extraes de este y la sometes al cambio lo normal es que muera rápidamente. Por otra parte, los esquejes que sacamos de la parte de la planta que está intentado extenderse están diseñados para eso: seguir extendiéndose. ¡No seas burro! ¡No arranques ninguna planta entera!

Esqueje ideal, sacado ya con raíces (Ajedrea)

Cuándo y cómo plantar las aromáticas en maceta

La época propicia para realizar la saca de los esquejes es el otoño, la tierra está más blanda por las lluvias y las plantas dejan de vegetar por la llegada del frío.

Ya tenemos el esqueje y ahora tenemos que plantarlo de la forma que nos asegure mayor éxito de enraizamiento. Ya te adelanto que a mí me suelen enraizar entre un 50 y 60% de las plantas que intento. Es decir, tampoco es difícil pero debes hacer una ornada generosa para que te queden unas cuantas enraizadas.

Para plantar el esqueje le quitaremos gran parte de la parte foliar, no te de pena, esto le quita fuerza. Así que corta y deja uno 3-4 dedos de rama. Lo demás entiérralo en la maceta con una tierra mezclada con 50% de compost y 50% tierra del monte (a poder ser de la zona donde las has cogido).

Romero esquejado

Cuidados una vez plantadas

Aunque las aromáticas se cultivan en el exterior también se pueden plantar aromáticas en macetas pequeñas para tenerlas en la cocina o cualquier lugar de tu casa, solo tendrás que extremar los cuidados dado que son muy sensibles y requieren unas condiciones de sol y agua concretas.

  • Riego: muy poco o inexistente. No encharques y cuando riegues, hazlo porque esta seca la maceta
  • Luz: al principio no la pongas en un sol intenso, un alfeizar de una ventana soleada o un invernadero en el exterior es ideal. Recuerda que haremos los esquejes en otoño.
  • Abonado: no abones las aromáticas cuando están en macetas porque son muy sensibles y menos con abono químico porque se quemarán las raíces.

Una vez plantadas en las pequeñas macetas, solo te queda esperar unos meses. Sabrás si han enraizado en primavera. Importante: no tires ninguna maceta aunque se haya secado la planta porque en el caso de la ajedrea y la pebrella se secan y rebrotan en pequeñas plántulas desde la raíz.

Trasplantar a un lugar definitivo en el huerto urbano, jardín o maceta

Llego la hora, es primavera y estamos empezando a ver que brotan nuestras aromáticas. Déjalas que se hagan una planta fuerte, que las raíces llenen la maceta y entonces será hora de plantar aromáticas en el exterior, sea en tu terraza, huerto urbano o jardín.

Primero debes buscar un lugar soleado y con tierra, a ser posible, arcillosa. No requieren una tierra abonada (fíjate otra vez en las fotos y mira el terreno… es poco fértil). Con cuidado sácala de la maceta y trasplántala, riégala y «olvídate» de ella. Es decir, a partir de ahora riegos muy espaciados y como cuando estaban en las macetas: poco abono, poco riego y mucha luz.

También puedes plantearte tener las aromáticas en maceta, aunque tendrás que tener muy en cuenta que debe ser una maceta de barro o arcilla para que transpiren las raíces (llevan muy mal las de plástico) y que el volumen de esta sea grande, a más mejor.

Beneficios de las plantas aromáticas en el huerto

Los beneficios de este tipo de plantas aromáticas son más que conocidos, los resumimos en la siguiente lista:

  • Atraen insectos polinizadores para otras plantas
  • Repelen plangas e insectos que las provocan
  • Aportan un delicioso aroma a tu huerto o jardín
  • Se pueden utilizar en la cocina en muchas recetas
  • Tienen propiedades medicinales y digestivas

¿Todavía no te has puesto manos a la obra? ¡Cultiva ya tus propias aromáticas en casa! Ah¡ Y si tienes cualquier duda házmela saber en los cometarios.